Trish Keenan, cómo desearía que estuvieses aquí (I)

Una oda heroica a Broadcast, más de una década después de su pérdida

El 14 de enero de 2011, la realidad nos golpeó con su aspecto más absurdo: Trish Keenan había muerto, nos dijeron. “¿Cómo? ¿Pero si era jovencísima!”, nos preguntábamos mientras hacíamos cuentas de si alguien con 42 años podía desaparecer así como así, con una neumonía complicada tras una gripe (la H1N1, pero gripe al fin y al cabo) en pleno siglo XXI. …

This post is for paying subscribers